Trasfondo de Personajes

Ir abajo

Trasfondo de Personajes

Mensaje  Mannaset el Miér Jun 25, 2008 5:38 pm

Por favor, colocad en un mensaje en este mismo hilo el trasfondo de vuestros personajes para que estén localizables.
avatar
Mannaset
Sacro Santo Emperador

Cantidad de envíos : 108
Edad : 35
Fecha de inscripción : 05/06/2008

Hoja de personaje
Clase: Guerrero Acróbata
Sexo: Varón

Ver perfil de usuario http://www.cincoreinos.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Historia de Coeus

Mensaje  Coeus el Jue Jun 26, 2008 2:31 pm

Desde pequeño Arion fue siempre un soñador. Tenía sueños increíbles en los que podía volar y crear cosas de la nada. Contento se lo contó a sus padres, su madre rompió a llorar y su padre le pegó tal paliza que estuvo una semana sin poder salir de casa. Les prometió a sus padres que nunca más tendría esos sueños. Pero lo que realmente pasó es que dejó de contárselos. Arion se marchaba siempre a la cama con una sonrisa deseando soñar.
Cuando cumplió los 14 años dejó de tener esos sueños, se extrañó mucho. Una noche volvió a tener sueños extraños, veía a un hombre mayor, con una pronunciada calvicie y ropas rasgadas y aspecto agotado correr por el bosque (le pareció reconocer esos bosques), algo le perseguía, le daba caza. Vio como ese hombre lanzaba rayos de sus manos y las figuras que le perseguían se retiraban. Arion sabía que volverían.
A la mañana siguiente se despertó temprano cogió comida y unas mantas y se encaminó al bosque que había cerca de las montañas de su pueblo. Siguió las imágenes d sus sueo y encontró a al hombre dormido. Se acercó a él intentando no hacer ruido, pero este se despertó y de su mano salió una luz negra. El miedo se poderó de Arion, estuvo a punto de correr, pero se sobrepuso y se acerco al viejo. Este se sorprendió.

-¿Qué haces aquí muchacho?
-He soñado con vos.
-¿En serio? Qué curioso. ¿Cómo te llamas?
-A…Coeus, me llamo Coeus.
-Eres listo muchacho, un mago nunca revela su verdadero nombre.
-¿Mago?, yo no soy ningún mago.
-Ah…, pero podrías serlo. Si quisieras.
-Pero, mis padres dicen que los magos son seres demoníacos que, que son monstruos que sirven al mal.
-Bueno, algunos sí, al igual que muchos hombres normales son malvados. Pero eso no contesta a la pregunta de si quieres ser un mago.
-Yo…yo…Creo que sí. Pero que dirán mis padres.
-Veo que tienes algo de comida ahí, déjame saciarme y luego podremos hablar más tranquilamente.

El hombre comió en silencio. Cuando acabó, se levantó y se arreglo un poco la ropa, alzó la cabeza como si escuchara algo y luego la sacudió.

-Bien Coeus, vamos a preguntar a tus padres.

Regresaron al pueblo de Arion y sin que nadie pareciera percatarse de ellos llegaron hasta la casa de sus padres. En ese momento se oyó un grito a las afueras del pueblo. El hombre tocó a Arion y en medio de una luz negra aparecieron en una de las colinas a las afueras del pueblo. Lo que Arion vio le estremeció. Eran una veintena de soldados, entrando en el pueblo y matando a todo el mundo. En la entrada estaba una figura envuelta en una armadura plateada que brillaba a la luz del sol. Portaba un estandarte con un cruz en el. No se movió mientras los soldados arrasaban el pueblo.

Arion petrificado sólo pudo llorar, quería haber corrido a su casa pero algo lo retenía.
-Bien hemos visto suficiente, vamonos.
-Pero, pero, ¿qué ha pasado? ¿Quiénes eran?
-La inquisición buscándome.
-¿Qué? ¿Entonces es culpa vuestra?.
-En realidad tuya, al venir a buscarme. Aunque no creas que no te lo agradezco, si no hubieras aparecido no habría sabido lo de ese pueblo y no los habría podido despistar. No te quejes, te acabo de enseñar dos buenas lecciones. Una, nunca confies en nadie y dos has descubierto como es la iglesia realmente.
-Pero los han matado a todos. Se supone que la iglesia nos debe proteger contra los demonios y seres como tú.
-Bienvenido al mundo real chico, ahora vamos tienes mucho que aprender.
-Os odio.
-Bueno, es una manera como cualquier otra de empezar una relación entre un aprendiz y un maestro.

A los pocos días, en un pueblo vecino, Arion se escapó y preguintó que había pasado en su pueblo. Una mujer después de santiguarse le dijo que unos brujos la habían arrasado, matando a todo el mundo sacrificándoles al maligno en sus oscuras artes. Abatido volvió al lado de Morden (su nuevo maestro) y se lo contó. Este no se sorprendió lo más mínimo.
-Lamentablemente es así. No te preocupes, pronto llegaremos a un sitio en el que no tendremos que temer tanto a la iglesia, En Khusitán no son bienvenidos y allí te podré enseñar bien.


Han pasado 10 años, Arion o Coeus como se hace llamar ha aprendido bastante sobre magia. No lo suficiente como para poder vengarse, pero si algo aprendió de su maestro antes de matarlo, es que siempre se puede conseguir más poder. Afortunadamente tiene un refugio en el laboratorio de su antiguo maestro, con mucho que investigar. Pero tiene que encontrar a más gente que le logre convertir en alguien más poderoso. Tan poderoso como para derrocar a la iglesia. Aunque sabe que eso llevará su tiempo, también aprendió paciencia de su maestro.
avatar
Coeus
Soldado

Cantidad de envíos : 16
Edad : 43
Fecha de inscripción : 12/06/2008

Hoja de personaje
Clase: Hechicero
Sexo: Varón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trasfondo de Personajes

Mensaje  Arthur Stepes el Vie Jun 27, 2008 4:06 pm

Sentado en aquel trozo de madera a la que los guardias se atrevían llamar cama, Arthur esperaba la hora final con un gran aire de cólera y desaprobación. Los pasos de la santa persona con la que tendría su última conversación se escuchaban cada vez mas cerca, hasta que finalmente aquel monje acompañado por dos toscos guardias que luego le dejaron solo, entró en la celda, con él.

El monje no mencionó palabra alguna hasta que los soldados estuvieron suficientemente lejos y se bajó la capucha que cubría su rostro.


-¡Canon! – Exclamó sorprendido Arthur.- ¿Cómo has llegado hasta aquí?.


- Viejo amigo, ¿crees que dejaríamos así tu final, sabiendo todo lo que sabemos?. Hemos venido a sacarte de aquí. No tenemos mucho tiempo así que escúchame con atención.


Canon, compañero de travesuras de su infancia, gastó varios minutos en contarle cual era el plan de su huida, y este puso un gran gesto dubitativo.


- ¿Estás seguro de esto?, No pienso que Claus pueda hacerlo.


El por ese momento monje asintió y le guiño un ojo – Esta todo controlado, ahora si me disculpas he de salir a prepararlo todo, recuerda, cuando la luna esté en lo más alto, estate preparado. ¡Guardias!, Hemos acabado aquí. – Cubrió su rostro de nuevo y adquirió una postura digna del mismísimo pontífice en plena ceremonia anual.

Arthur cruzó su minúscula celda, hacía la parte trasera donde el pequeño ventanal con barrotes daba a las afueras, y observó la luna que apenas lograba alumbrar debido al mal tiempo que acontecía a aquella noche.

- Bueno... al menos el tiempo parece que nos sonríe, gracias chicos.- Murmuró para sí mismo mientras cerraba los ojos y apoyaba su frente en los fríos barrotes.


Llego la hora de la escapada y Arthur disimuló todo lo que pudo su clara excitación, un pequeño silbido le alertó para que se preparase. Su fiel amigo asomó por la ventana y ató una cuerda a los barrotes.


- Arthur, haz un poco de ruido para que no nos oigan.- Y este comenzó a silbar una leve melodía mientras observaba a su compañero.

Un fuerte tirón bastó para sacar un trozo de pared de aquella pordiosera cárcel de adobe, alertando a toda la guardia, que cogían sus antorchas y se disponían a interceptar a los asaltadores. Y el injusto preso salió de un salto y montó justo a Canon en aquel viejo caballo que su familia siempre tuvo para tareas de logística.


- Bien hecho Claus.- Dijo mientras le daba unas palmaditas en el lomo.


Juntos galoparon a toda velocidad mientras escuchaban a lo lejos el estruendo que hacían un montón de guardias de mal humor a quienes se les había levantado de la cama después de 12 horas de guardia ininterrumpidas.


- El viejo Claus no puede con los dos nos cogerán, deberás saltar y yo les distraeré, no te preocupes conozco bien la zona. Coge la pequeña bolsa de mi cintura con algunas monedas y dirígete donde nadie te busque por un tiempo. Prueba con Moth o Dwänholf


Arthur le hizo casó y saltó del caballo mientras este aun estaba al galope, haciéndose magulladuras en todo su cuerpo. Y cobijado entre arbustos y la oscura noche vio como los guardias pasaban de largo, sin percatarse de su presencia. Salió de su escondrijo y abrió la pequeña bolsa con no muchas monedas muy a su pesar. Observó como se alejaban sus perseguidores y recordó las ultimas palabras de Canon mientras este saltaba del caballo.


- Y recuerda, sobrevive el tiempo necesario para poder solucionar todo esto.


Ahora se encontraba solo, pero lo más importante, libre. Lo único que podía hacer era ir al territorio de las tierras oscuras. Ese poco dinero tendría que bastarle para llegar, lo que no sabía es que este camino le llevaría a una aventura que recordaría para siempre, o que tal vez acabaría con él.
avatar
Arthur Stepes
Soldado

Cantidad de envíos : 13
Edad : 33
Fecha de inscripción : 27/06/2008

Hoja de personaje
Clase: Guerrero Acróbata
Sexo: Varón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trasfondo de Personajes

Mensaje  Sandaiyo el Sáb Jun 28, 2008 6:00 pm

Sandaiyo

Sandaiyo nació el pueblo de Herne, sus ojos eran negros, su pelo del mismo color y una estatura pequeña, eran las cualidades de esta joven humana con al de Nephilim D’anjayni, de familia artesanos de la madera, se crió aprendiendo a leer y a escribir en el tiempo que sus padres tenían un rato libre, jugaba con los demás niños, trozos de palos de los árboles como si fueran espadas, al escondite y esas cosas de la niñez, bajo la incansable lluvia típica del Reino de las lluvias eternas.

Un día cuando tenía apenas seis años, como era costumbre sus padres, junto con ella, fueron a comerciar a Belfort, ella iba en el carromato de atrás con un conductor que al cual su padre había pagado para el transporte del material y sus padres iban en el de delante, guiando el camino para Belfort, pero algo trágico sucedió, durante la gran tormenta que se formaban en el lugar un rayo cayó sobre el carromato de sus padres, atraído por un cubo metálico y fulminando a ambos en el acto muy cerca de la ciudad de Belfort.

Con la muerte de sus padres, el conductor del otro carromato no se iba a hacer cargo de la pequeña y como estaba cerca de Belfort decidió entregarla a la casa de acogidas de la iglesia.

Allí pasó aproximadamente ocho años, aprendiendo lo que las monjas y sacerdotes le enseñaban, aunque de vez en cuando se escapaba por las noches para contemplar las estrellas en un lugar privilegiado.

Cuando tenía catorce años, una familia noble la cual no podían concebir a un hijo, decidieron adoptar a un huérfano de la iglesia y se fijaron en la figura de Sandaiyo, una chica joven y refinada por la iglesia todo lo deseado por ellos, pero aquella familia fue su perdición definitiva.

Aquellas personas maltrataban y despreciaban a los campesinos y a los vagabundos de las calles, en el interior de Sanda, es el nombre por la cual la llamaban sus padres adoptivos, se producía un cambio significativo, ella no quería ser como sus padres adoptivos, los cuales ganaban dinero, cantidades desmesuradas, eran crueles con los pobres y no dudaban en mandar a sus “perros” contra cualquiera que les hiciera algo que hechos no admitían, como la simple mirada de un vagabundo hambriento.

Las creencias que les había infundado la iglesia hicieron mella en ella, ayuda a los necesitados, y el mejor método para ello, era robárselo a los que tenían demasiado, es decir a su familia adoptiva, durante dos años estuvo haciendo ese deber, pero sus padres adoptivos se daban cuenta de que su dinero no aumentaban o que faltaban algunas cosas en su casa, hasta que decidieron espiar a la niña y vieron la verdad de la situación.

En vez de avisar a las autoridades para que sufriera el castigo de su delito, la dejaron en la calle, para que sufriera el destino de la pobreza, para que se convirtiera en una mendiga, pero su habilidad para el hurto había mejorado con creces.

A la vez que entraba en la casa de los nobles, robando pertenencias, ropas o simplemente comida para ella y sus amigos los necesitados, inconscientemente se había producido un lazo con el Elan Uríel.

Durante estos tres últimos años, ha estado haciendo su trabajo, el pueblo llano la llama Tsuya de Belfort (El destello de Belfort), como si fuera un rayo de luz, entre las interminables lluvias del reino, y la opresión de la nobleza de lugar.
avatar
Sandaiyo
Soldado

Cantidad de envíos : 24
Edad : 32
Fecha de inscripción : 21/06/2008

Hoja de personaje
Clase: Ladrón
Sexo: Mujer

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Trasfondo de Yuri Szekely

Mensaje  Yuri Szekely el Vie Jul 04, 2008 2:22 am

Mi vida no ha sido nada alegre, de hecho, ni siquiera sé cómo puedo estar aquí contándotela… después de todo lo que he vivido.

La diosa fortuna me negó su gracia desde el mismo instante de nacer, pues mi madre murió al darme a luz, fue algo que mi padre no me perdonó nunca, y en el fondo, lo comprendo.

No sé cómo pude sobrevivir a mi infancia, era un niño especial que necesitaba muchos cuidados, era débil, cualquier enfermedad siempre me dejaba moribundo, y mi padre estaba demasiado ocupado ahogando el sufrimiento por la pérdida de su esposa como para cuidarme, pero la muerte tampoco me quería, ya que nunca vino a por mí.

Aún así, ese era el menor de mis problemas, ya que desde muy pequeño veía cosas, cosas que se suponen que nunca debería haber visto, cosas que nadie más veía, pero nadie me creía, pensaban que sólo era mi imaginación, que intentaba llamar la atención ya que no tenía una madre que me cuidara, se compadecían de mí.

En cambio, mi padre tenía aptitud diferente ante ese asunto, en lugar de escucharme, se esforzaba en callarme, al principio solo le bastaba con una simple amenaza, pero con el tiempo fue a más, las palabras ya le bastaban, necesitaba hacerme daño, en parte para callarme, en parte para recordarme que mi madre había muerto por mi culpa. Pero los golpes eran lo de menos, él no podía permitir que me vieran lleno de moratones, así que en pleno estado de embriaguez tuvo la genial idea de encerrarme amordazado en un cajón que se utilizaba para empaquetar la hoja de jaaren.

Esa caja, se convirtió en mi nuevo “hogar”, no lo soportaba, era angustioso, me faltaba el aire, no me podía mover y encima, me encerraba por semanas enteras sin darme comida ni agua, pero la muerte tampoco venía a por mí, no sé cómo, pero desarrollé la capacidad de sobrevivir sin comida ni agua, pero no podía soportar estar allí encerrado.

Esa caja fue mi infierno, pero a la vez mi maestro, mis ojos se adaptaron a la oscuridad, desarrollé una especie de sexto sentido que me permitía saber cuando mi padre se acercaba a ver si estaba “bien”, y lo mejor, mi extrema resistencia a la inanición. Pero aún hoy sigo temiendo esa caja, el dolor que me causó fue mayor que las palizas de mi progenitor.

Cuando crecí lo suficiente como para no entrar en la caja, mi padre decidió reclutarme en la milicia local, no fue fácil, las visiones seguían atormentándome y la gente me llamaba loco a mis espaldas. Con este gesto supongo que mi padre pensaría que no duraría mucho allí, que cualquier bandido acabaría conmigo en menos de un mes, pero fue todo lo contrario, mis capacidades especiales me volvieron valioso para mis compañeros ya que conseguí mantenerlos vivos ante las emboscadas de malhechores.

Mi padre no aguantó que me fueran bien las cosas, su odio hacia mí era enfermizo, pero siempre supo ocultarlo ante los demás, además la gente nunca me creería si les contara como era en realidad mi padre, “otra fantasía más” dirían. Pero cuando alcancé el respeto de mis vecinos, fue la gota que colmó el vaso.

Ese mismo día las visiones fueron demasiado hostiles, creía que me iba a volver loco, incluso pensé en arrancarme los ojos, que equivocado estaba sobre esos “espíritus”, no intentaban hacerme daño, intentaban avisarme. Mi padre me encontró aterrorizado escondido detrás de mi cama, aprovechó me desorientación para dejarme inconsciente, desperté dentro de un saco, estaba amordazado y me dolía la cabeza, notaba como me arrastraban por el suelo, no podía gritar ni soltarme, solo me esperaba la muerte, pero aquí también estaba equivocado.

Cuando mi raptor, parecía que había encontrado su destino me sacó de la bolsa agarró un hacha la levantó y cuando intentó golpearme se quedó paralizado, esta vez no era yo solo quien podía ver esas visiones, pudo ver como la muerte vino a por él, y en cambio yo vi como años de dolor y sufrimiento le fueron devueltos delante de mis ojos, veinte años de agonía le fueron entregados en un instante, todo delante de mis ojos. No me alegré pero tampoco me entristeció, hacía años que ya no sentía absolutamente nada hacia me padre.

Este último capítulo de mi vida me enseño una gran verdad, es más fácil temer lo que no se ve que lo que se ve, cuando en realidad estamos equivocados, pues vosotros en ningún momento fuisteis una amenaza, tan solo intentabais cuidarme, ahora entiendo porque sobreviví a todo lo que me pasó.

Tan solo he venido a agradeceros todo lo que habéis hecho por mí y también vengo a despedirme, con la muerte de mi padre ya no hay nada que me retenga a este lugar, ahora es momento de encontrarme con mi destino, pero os prometo que cuando lo encuentre, vendré aquí a reencontrarme con vosotros… me voy, comenzaré mi búsqueda en la capital de Dwänholf, Terrasanta, es un buen nombre para empezar con mi nueva vida.
avatar
Yuri Szekely
Soldado

Cantidad de envíos : 36
Edad : 35
Fecha de inscripción : 01/07/2008

Hoja de personaje
Clase: Explorador
Sexo: Varón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trasfondo de Personajes

Mensaje  Nariko Migashi el Sáb Jul 05, 2008 3:54 am

Shiro Migashi y Nisayo Migashi

Shiro y Nisayo nacieron en un pueblo, eran hermanos mellizos pero no podían ser más diferentes. Nisayo hermosa, fuerte y ágil mientras que su hermano bastante mas débil y poco agraciado físicamente era mucho más inteligente y con unas dotes para la magia sorprendentes que fueron descubiertas a muy temprana edad.
Sukune y Hitomi, sus padres eran dos conocidos cazarrecompensas de la región que dedicaban su tiempo libre a estar con sus hijos y prepararlos para que tomaran su testigo cuando ellos no estuvieran. Sukune enseñaba a su hija todos los secretos del combate con armas por estar bien dotada para ello mientras su mujer, Hitomi se quedaba con su hijo potenciando sus habilidades mágicas innatas.
Cuando sus padres se iban a algún encargo su tía Izaya se encargaba de cuidarlos pero un día cuando tenían 12 años el tiempo de una de sus misiones se alargo más de lo pensado… deberían haber vuelto en un mes como mucho pero pasaron 2, 3 meses… un año, dos… y no había ninguna noticia de ellos. Todos en el pueblo ya los daban por muertos aunque los hermanos se negaban a creer en esa posibilidad hasta ver sus cadáveres y seguían entrenando por su cuenta. A los siete años llega una carta escrita hace cinco años, a los dos años de la marcha de sus padres:
Queridos hijos:
Os echamos mucho de menos, volveremos en cuanto podamos, portaros bien con Izaya y hacer lo que os pide. No os preocupéis por nosotros estamos bien y pronto lograremos volver.
Un beso papa y mama.

La recepción de esa escueta carta pone a los hermanos en marcha, estén donde estén sus padres podrían necesitar ayuda. Tienen pocas pistas pero la convicción de que podrán encontrarlos tarde o temprano.
avatar
Nariko Migashi
Soldado

Cantidad de envíos : 12
Edad : 32
Fecha de inscripción : 02/07/2008

Hoja de personaje
Clase: Maestro de Armas
Sexo: Mujer

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Un verde pasado

Mensaje  Duelista el Sáb Jul 05, 2008 6:17 pm

Aquel niño no venía de ninguna parte...pero salía del bosque.
Así se toparon con el en una pequeña aldea, cuando Ahtmanok (como se hacía llamar) debía tener unos 16 años de edad. Había aprendido todo lo necesario para subsistir allí entre los árboles pero faltaba enseñarle a comunicarse.
Una vez estubo formado, siguió durmiendo en la aldea, aunque pasaba la mayor parte de sus días allí, en la virgen naturaleza, donde nadie sabía lo que hacía.

Pronto vinieron a ofrecerle trabajo como cazador, pues los dotes con su arco eran asombrosos, pero Ahtmanok era incapaz de matar a quien no merecia una flecha entre ojo y ojo. Por esa razón siguió sus días en aquella aldea, situada en un claro del bosque de Lannet.

Ahora sí sabía de algunos que merecían una flecha en el ceño. Ahtmanok fabricaba sus nuevas flechas pensando en encontrar a quienes hicieron arder su pueblo. Ahora Ahtmanok ya ha aprendido todo: sobrevivir, comunicarse y odiar.


PD: Me falta algo de la ficha de personaje?
avatar
Duelista
Soldado

Cantidad de envíos : 10
Edad : 27
Fecha de inscripción : 09/06/2008

Hoja de personaje
Clase: Explorador
Sexo: Varón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trasfondo de Personajes

Mensaje  Godfried Spoor el Dom Jul 06, 2008 8:16 pm

Mi vida no era muy interesante, la verdad... Me dedicaba al mismo negocio que mis padres, mis abuelos, mis bisabuelos... Así durante varias generaciones guiábamos a través de Dwanhölf a aquellas personas con sus enseres que estuvieran lo suficientemente locas como para querer comerciar en este maldito territorio, bastante aburrido como dije antes. Yo por cambiar de aires me especialicé un poco más, dejé de lado los nobles ansiosos de emociones fuertes y a los cansinos mercaderes que tenían como emoción fuerte el doble en venta de lo que habían pagado por la mercancía.
Me dediqué a ayudar y guiar por las tierras más extrañas de mi país a personajes peculiares, no era excesivamente peligroso, parecía que todo eran cuentos de viejas...Hasta hace unos años que las cosas han cambiado considerablemente por ahí fuera hay cosas que noles importa hacer de todo con tal de conseguir sus fines o que no les molestemos...
Así acabé yo del último trabajo, apenas logré salir con vida, perdiéndolo todo hasta a mis compañeros. Ahora busco trabajo y que se me pague por adelantado para poder equiparme, cuando vuelva a salir andaré con mucho ojo, el mal está ahí fuera...
avatar
Godfried Spoor
Soldado

Cantidad de envíos : 12
Edad : 41
Fecha de inscripción : 03/07/2008

Hoja de personaje
Clase: Explorador
Sexo: Varón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Transfondo

Mensaje  Janka el Vie Ago 08, 2008 1:52 am

Ivan Korduska Petroft, es un Hombre que
proviene de la lejanas tierras del puerto de Anfora. En el cual ha
crecido y se ha convertido en un gran mercenario de esas extensas
tierras.

Ivan que era aquel el nombre que le pusieron sus padres al nacer. Es una persona fuerte , musculosa de
metro noventa, y unos 90 kilos de peso. Ha luchado en distintos bandos lo que le ha movido por distintas partes del mundo. En uno de sus trabajos su jefe quiso camuflar el nombre de Ivan por culpa de
que la gente de su región estaba siendo busca, para ocultarla lo renombro como Janka, y en aquel trabajo se dio a conocer en ese extensas tierras como Janka y sus grandes trabajos, como asesinatos y
peleas en las que se ha encontrado. Por culpa de su codicia vicios y ante todo “popularidad”. Decidió viajar a Terra Santa en busca de cambios dineros y vicios. Por los cuales disfrutar y saborear.




Grandes luchas ha vivido pero más grandes son las ganas de seguir matando por unas monedas..
avatar
Janka
Plebeyo

Cantidad de envíos : 9
Edad : 34
Fecha de inscripción : 12/07/2008

Hoja de personaje
Clase: Novel
Sexo:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Transfondo de Harolf

Mensaje  Harolf el Vie Ago 08, 2008 11:56 pm

Harolf Olrich de Haufman, nacido en una aldea costera al oeste del castillo de la Medianoche en los Pico del Mundo. Desde su niñez el destino de Harolf estuvo ligado a su aldea, debido a que cuando cumpliera la mayoría de edad se tendría que casar con la hija del caudillo y ganaría el derecho de gobernar su aldea y las tierras de alrededor. Siguiendo la tradición de su aldea, a Harolf le asignaron un tutor llamado Olaf Morseth, que le enseñó como sobrevivir en su tierra natal, los misterios de la caza y las tácticas que usaban sus antepasados para asaltar y saquear aldeas costeras en otros reinos de Gaia antes que Abel uniera toda Gaia en un solo reino (esta es la causa de que la gente de otros países desconfíen, que miren mal y traten como parias a las personas de Haufman ).

Cuando alcanzó la mayoría de edad se casó con Ursula Wenzel y gobernó durante cinco años en los cuales mejoró las condiciones de vida de su aldea y Ursula engendro un hijo, hasta que una noche en pleno invierno apareció la criatura no muerta Hringham. Cuando toda la aldea estaba durmiendo, la criatura masacró la aldea, pero misteriosamente no mató a Harolf aunque le hizo una herida casi mortal que una persona normal no hubiera resistido y lo dejo inconsciente.

Cuando Harolf despertó al día siguiente y vio lo que le había sucedido a su familia y a su buen amigo Olaf (obviamente estaban muertos), se dirigió al Oráculo de Haufman donde quería encontrar una respuesta para poder matar a la criatura Hringham. El Oráculo le dio las respuestas que buscaba: “Harolf tenía que dirigirse a Terrasanta en busca del libro de los Muertos de Sol Negro; el descubrimiento del libro fue la causa de que Hringham despertara de su letargo “. Con esas respuesta, Harolf reunió el poco dinero que le quedaba y se dirigió a Terrasanta…
avatar
Harolf
Plebeyo

Cantidad de envíos : 8
Edad : 34
Fecha de inscripción : 07/08/2008

Hoja de personaje
Clase: Maestro de Armas
Sexo: Varón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trasfondo de Personajes

Mensaje  Dante el Lun Ago 11, 2008 5:47 pm


Trasfondo de Lucien Soulbane

Un hombre escribía con ademán firme en un pergamino sobre una lujosa mesa de caoba negra en cuyo frontal el símbolo de los Soulbane; la única luz provenía de un hermoso candil de bronce y oro.
La habitación en la penumbra es una lujosa habitación; pero los lujos son sencillos; sillas cómodas, muebles amplios y duraderos, candelabros de talle grueso y vela larga..y una alfombra con un precioso patrón blanco y negro de una complejidad en su patrón capaz de perder a la mejor mente del mundo; si uno lograba mantener la mente fija en el trazado, en el patrón de luz y sombra, uno lograba ver en su totalidad la imagen de un ángel con aleas coráceas extendidas.
El hombre escribía con clama glacial sobre el pergamino, con gesto concentrado en lo que hacia, pulso firme y letra clara.
Mi nombre es Lucien Soulbane - empezaba el escrito - Duque de Lucrecio y uno de los señores de Wissensachft
Tras escribir esto, descanso la pluma con suavidad sobre el escritorio, reordenando sus pensamientos a la escasa luz del candil de la habitación.
Mi condena, mi odio empezó hace muchos años, cuando el príncipe decidió reclutar señores ocultos para su red de agentes en nombre de la “ciencia”, entre ellos estaba un joven idiota con grandes dones para la magia, especializado en la convocatoria y atadura de toda clase de seres de mas allá del velo que separa los mundos-
De nuevo hace una pausa mojando con suavidad la tinta en el tintero, rellenando la punta, acto seguido prosiguió su relato.
-Sin ningún registro de su nobleza, el príncipe vio en el una gran capacidad de administración y gestión comercial, apoyada quizás por una cierta crueldad innata en los negocios, no deteniéndose ante nada ni nadie por la consecución de un objetivo, eso sumando a la capacidad de llamar al agente mas adecuado para la misión mas adecuada en cada momento, fue una gran baza a su favor para ascender en el escalafón de la organización-
El hombre se retrepa en el sillón, meditando sobre lo escrito con una sonrisa ácida aleteando en sus labios, un chiste privado le había venido a la mente y por ello su extinto sentido del humor trataba de resucitar un poco.
-Alcance un gran logro en la sociedad, el príncipe incluso llego a pedirme consejo en algunas ocasiones relativas a acuerdos comerciales con entidades difíciles, tenia todo lo que el ser humano puede desear, dinero, relativa fama y erl respeto de mis iguales en la organización.
Todo lo pagaba con lealtad y devoción, jamás traicione ni falle en nada a los cuervos, siendo yo mismo uno de los ocasionales lideres de los mismo cuando se trataba de la recuperación de objetos de índole mística o en situaciones donde el asesinato requería también de un fuerte grado diplomático o sencillamente una buena cobertura logística. -
El hombre deposito la pluma en el tintero apoyando la mano en la barbilla, meditando de nuevo sobre el significado de esta ultima frase para su destino: desde que su alma murió con su amor, había sido posiblemente el agente publico mas eficaz de Lucrecio, su emporio comercial reabasto y completamente leal mas alla de toda duda al príncipe , otorgándole los necesarios ojos en otros lugares y rutas de suministros seguras en los enclaves adecuados.
-Esta lealtad se vio compensada con los años cuando conocí a la que fue mi gran amor, por ella, deje la magia, por ella solo era un comerciante mas, por ella casi abandone wissensachft siendo sencillamente un comerciante mas de las huestes de Lucrecio
Elisabetta
Su nombre aun me provoca punzadas en el corazón, su muerte supuso la mía también; ¿ por que el destino quiso que ella muriera de manera tan cruel?, ni lo se ni lo sabré jamás, ahora solo quiero venganza y sangre; hice pagar a sus asesinos con sus vidas en una noche de terror donde descubrieron que cualquiera que sea el infierno al que creen que van a ir no era nada comparado con lo que les hizo.
Pero eso no lleno el agujero que dejo en mi alma; un agujero que llene con el trabajo, donde antes empezaba a descuidar los deberes de un líder de los cuervos ahora era el mayor suministrador de Abel, si algo querían desde mensajes a suministros, yo era el indicado, gracias al Emporio Soulbane, no había lugar en el imperio donde los cuervos no pudieran reagruparse adecuadamente.
Era el rey de los asesinos en la sombra, protegido por las dementes criaturas que soy capaz de convocar, seres tan afectados por mi oscuridad interior que aterran solo con su presencia y que he atado permanentemente a mi propia sombra de donde jamás podrán escapar hasta que la muerte los libere.
Soy Lucien Soulbane y soy un monstruo-.
El hombre leyó los párrafos escritos, una y otra vez, buscando algún defecto de forma en ellos, cuanto pareció contento con ello, dejo reposar el pergamino sobre la mesa, apoyando la espalda en el sillón, dejando transcurrir el tiempo en la oscuridad.
Su sombra se agitaba y no de manera natural con los vaivenes de la luz ambiental; en ella se reflejaban rostros de cosas, seres extraños y oscuros que no procedían de este mundo, pero que permanecían atados a la voluntad de su señor como eternos esclavos del oscuro comerciante.
Lucien arrojo de sopetón el pergamino a las llamas de la chimenea que caldeaba el edifico, con un asomo de ira escrita en el rostro.
Otra noche terminaría su confesión, ahora tenia otras cosas en las que pensar; como en la de dominar completamente la nigromancia y asi poder ver a su amada una vez mas...
Oculto en los pliegues de su sombra Shadovara sombra del corazón, esperaba la llamada de su amo, sintiendo el placer de la dicotomía del hombre, su oscuridad eclipsaba su luz y deseaba ver llegar el dia en que el hombre descubriría que el ultimo responsable de la muerte de su esposa era el.....
avatar
Dante
Soldado

Cantidad de envíos : 19
Edad : 37
Fecha de inscripción : 20/06/2008

Hoja de personaje
Clase: Novel
Sexo:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Trasfondo de Nit'Haiah

Mensaje  Nit'Haiah el Dom Ago 24, 2008 12:37 am

He de admitir... que cuando era una cría, era muy feliz. Estaba convencida de que
era el ser más feliz de toda Gaïa y si alguien me decía lo contrario, le reñía.
Ah, la inocencia, ese don que sólo poseen los niños... ¿por qué tuvo que
cambiar? No sabía que tarde o temprano me sería arrebatada por un suceso del
cual no quiero acordarme.

Vivía en un pequeño pueblo llamado Harem (no intentes buscarlo en un mapa, te
va a resultar muy difícil) con mis padres en una humilde casa que no se
caracterizaba precisamente por sus lujos, aunque teníamos unos vecinos que eran
muy buenos conmigo; yo les tenía muchísimo cariño a todos ellos, solíamos jugar
y hacer fiestas con mucha comida... recuerdo su sabor, ¡estaba riquísima! sí,
¡siempre! Ojala pudiera probar bocado de aquellos tiempos.

Siempre estaba con mis padres, a todas horas, los quería tanto... aunque no era
sólo por eso, no me llevaba muy bien con la gente de mi edad.


Cuando me juntaba con los niños del pueblo, siempre se reían de mí por el color
blanquecino de mi pelo. Vale que destacara porque ellos eran morenitos de piel,
¡pero no era tan feo! Un día me cabreé mucho con ellos, le empujé a uno, a otro
le saqué la lengua y salí corriendo. Cuando me cansé de tanto correr, llegué a
un lugar donde había una fuente llena de peces de colores y me senté en el
borde, jadeando por el esfuerzo mientras trataba de secarme las lágrimas,
aunque no podía parar de llorar.

Qué curioso. En esto que me quedé observando el estanque, 3 peces de color
blanco se acercaron a mí. Parecía que me miraban, mientras no paraban de mover
lentamente sus colas.

Agaché mi cabeza para observarlos mejor. De pronto y conforme me acercaba a
ellos, los 3 sacaron su cabeza del agua y me tiraron un chorro de agua en la
frente. Sorprendida y sin saber que hacer, de nuevo me puse a llorar (tonta de
mí), los llamé tontos y me fui corriendo de nuevo a casa. Mientras corría me
sorprendió ver al girar la cabeza hacia la fuente cómo los 3 pegaban saltos
para poder... creo que verme.

Al llegar a casa, les conté la anécdota a mis padres. Éstos echaron a reír
mientras que mi papi puso su mano cariñosamente en mi cabeza y mi mami decía:
"ay hija mía, lo que te queda por ver y descubrir del mundo". Para
qué nos vamos a engañar, no lo entendí en ese momento.

Otra anécdota curiosa de mis pasados y únicos recuerdos que tengo y que me
lleva hoy a estar aquí, es la siguiente.

La noche previa al día de mi undécimo cumpleaños, no podía dormir: ¡¡¡Estaba
demasiado nerviosa pensando en mis futuros regalos!!! Tras 2 horas de intento
de sueño, me levanté a beber agua y, de camino a la cocina, la puerta del salón
estaba entreabierta y de ella emanaba un poco de luz.

Me asomé un poco y menuda sorpresa me llevé: Vi a mis padres, de rodillas, con
las manos entrelazadas y sus frentes unidas, sonriendo. En sus espaldas se
distinguía claramente un par de alas de luz que se agitaban de forma dulce
y suave. Tras ello, realmente sorprendida, me fui de nuevo a dormir... aunque
en ese momento aún podía dormir todavía menos que antes.

Al día siguiente tenía unas ojeras que me llegaban hasta el suelo. Mis padres
me felicitaron (¡¡ya ni me acordaba!!) y como soy como un libro abierto,
enseguida supieron que me pasaba algo. Me preguntaron y tras remolonear un
poco, les conté lo que había visto la noche anterior.

Me sorprendió que ni se inmutaran, sólo se limitaron a sonreírme y tras una
pausa, empezaron a contármelo todo... que no éramos como el resto de los
habitantes del pueblo (aunque yo eso ya lo intuía...), sino seres especiales,
aunque realmente desconocíamos de dónde proveníamos ni quiénes éramos. Lo único
que sabíamos era que llegado el momento tendríamos que cumplir nuestro destino
en la vida.

Tras preguntarle si nosotros 3 éramos los únicos de nuestra raza, papá miró a
través de la ventana y mamá me dijo que no, que éramos pocos pero se dice que en
unas montañas del Norte de Gaïa habitaba gente de nuestra especie, incluso
familia nuestra, aunque ella nunca la había conocido.

Tras ello, llamaron al timbre de la puerta y ahí acabó la conversación. Los
vecinos habían llegado; corriendo fui a abrir la puerta con una sonrisa y dije:
"¡¡¡¡hola!!!!". Era un día muy feliz. Fue el último día feliz de mi
vida.

Pasaban las horas y comía muy deprisa, me atraganté un par de veces, pero es que
estaba deseando abrir los regalos. Al terminar, mis amigos y yo fuimos a la
mesa donde estaban amontonados un montón de regalos. Comencé a abrir uno
mientras mi gente me cantaba el cumpleaños feliz.

El primer regalo, fue el de mis padres. “Qué extraño” pensé. Era una espada de
color blanco con un símbolo parecido al de una cruz en la empuñadora. “Te
servirá, cuídala bien” me dijeron.

Aunque no me lo esperaba, me hizo mucha ilusión. Me até el cinturón a la cintura y la
espada en él. Sin más dilación, comencé a abrir mi segundo regalo... aunque
nunca supe qué fue.

De pronto, apareció: en el cielo, una figura con forma humana de color negro
levitaba delante del sol. Los acontecimientos fueron muy rápidos.

Conforme ese ser dijo la palabra "morid", el cielo se tornó color
naranja oscuro y empezaron a caer del cielo bolas enormes de fuego que
empezaron a arrasar el pueblo. Una tras otra, como si fueran imágenes, veía
caer destruidas las casas de mi gente, los bosques, los caminos... mis
regalos... a ellos...

Una bola se dirigía a mí a toda velocidad. Segundo tras segundo, notaba el calor
más y más intenso en mi piel, pero estaba tan paralizada que no podía hacer
nada. Me resigné, cerré los ojos mientras las lágrimas caían. Era el fin, pero,
¿por qué?

De pronto, noté un brusco y fuerte golpe en mi hombro derecho que me hizo caer. Me
desmayé.

Abrí los ojos. No sé por cuánto tiempo estuve dormida ni cómo es que seguía viva...
aún dolorida, me incorporé como pude, aunque creí que era una pesadilla: todo,
absolutamente todo estaba arrasado, de las casas sólo había escombros negros y
pequeños incendios de lo que pasó. "¡¡¡¡Maldición!!!!! ¿¡Qué ha pasado?!
¡¿Por qué?!" grité mientras daba un fuerte golpe en el suelo. Fue cuando
me di cuenta que a mi lado había un pequeño cuerpecito blanco, como si fuera un
pez, como los que había en aquella fuente. Lo recogí delicadamente y viendo que
no tenía vida alguna, me eché a llorar.

No sé si fue magia o qué, pero el pez lentamente se transformó en un colgante
mientras una misteriosa aura blanca emanaba de él dirección al cielo. Fue
cuando lo supe: no podía quedarme de brazos cruzados, tenía muchas preguntas
cuya respuesta de algún modo tenía que descubrir.

Destrozada, me abroche el colgante al cuello y sin demorarme, comencé mi viaje. ¿A dónde?
no lo sé, al lugar donde encuentre a los míos en aquellas montañas del Norte de
Gaïa y a encontrar a ese ser que destruyó mi vida. Que sea el destino quien
decida a quién encontraré primero ante mis ojos. Por eso estoy hoy aquí 4
años después, buscando mi destino.
avatar
Nit'Haiah
Soldado

Cantidad de envíos : 17
Edad : 31
Fecha de inscripción : 22/08/2008

Hoja de personaje
Clase: Warlock
Sexo: Mujer

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trasfondo de Personajes

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.